Skydweller, 90 días en el aire gracias a la energía solar
Comercial >
Vanguardia

Skydweller, 90 días en el aire gracias a la energía solar

El UAV construido con placas solares se puede utilizar para misiones de Inteligencia, Vigilancia y Reconocimiento
|
Redactor

La empresa Skydweller Aero está desarrollando en Albacete un proyecto para automatizar su aeronave pilotada, que ya cuenta con más de 1.250 horas de vuelo. El objetivo es que pueda volar durante 90 días o más gracias a los paneles solares repartidos por toda su superficie.

Leonardo es el inversor estratégico del proyecto, que tiene como objetivo acelerar el desarrollo y la demostración del primer dron operativo propulsado con energía solar que pueda estar meses en el aire sin necesidad de repostaje o de tomar tierra. Además, se trata de una aeronave de cero emisiones.

El jefe de Operaciones y Desarrollo de Negocio de Skydweller, Sebastien Renouard, explicaba que “es como un pseudosatélite de altitud media que puede volar hasta los 45.000 pies, un poco por encima del tráfico aéreo”.

El dron puede servir para la detección y lucha contra incendios, el control de fronteras, la vigilancia marítima, la lucha contra el narcotráfico o el control de seguridad en grandes eventos, como pueden ser juegos olímpicos o la cumbre de la OTAN que se celebra esta semana en Madrid.

La aeronave tiene una envergadura de 72 metros, un peso de 2.500 kilos, puede alcanzar una velocidad de crucero de hasta 90 kilómetros por hora y puede transportar hasta 400 kilos de carga de pago con una autonomía de 90 días.

Telecomunicaciones

El desarrollo de este proyecto supone también un importante impulso en el campo de la innovación en telecomunicaciones, ya que Skydweller firmó en noviembre pasado con Telefónica un acuerdo para explorar el desarrollo de soluciones de conectividad para ampliar la cobertura celular de telefonía y datos. El objetivo es lograr que regiones que en la actualidad tienen una cobertura deficiente y poco fiable pasen a tener acceso a banda ancha de manera sólida y consistente.

En este sentido, Renouard explicaba que “este avión también tiene la capacidad de una antena de comunicación que va a poder actuar como una torre volante”. Del mismo modo aseguraba que “puede sustituir en el suelo a 80 torres de comunicación actuales”, y añadía que “para las regiones que no cuenten con fibra óptica ni desarrollo urbanístico puede ser una solución muy disruptiva y económica, además de contar con el encanto de ser verde”.

El desarrollo del proyecto

El sistema llegó desde Suiza en piezas por transporte de carretera durante la pandemia y, una vez reensamblado, realizó su primer vuelo el 16 de diciembre de 2020. Durante 2021 la empresa ha trabajado en las modificaciones necesarias para autonomizarlo, en palabras de Renouard: “Quitar todo lo que el piloto no necesita y sustituirlo con un navegador de inteligencia artificial automático que no necesita un piloto para volar con plena autonomía”.

La sede definitiva del proyecto será Valdepeñas pero, mientras se traslada, se desarrollará la campaña contractual cerrada con EEUU en El Caribe, gracias a una colaboración entre Francia, Luxemburgo y España.

El proyecto Skydweller ha contado con el apoyo del Gobierno regional, tanto a través de una inversión inicial de capital de más de dos millones de euros como con ayudas para la industrialización y la creación de empleo. También a través del Ministerio de Ciencia e Innovación ayuda para el desarrollo tecnológico por su proyecto de I+D.




Recomendamos

Lo más visto