menú responsive
Defensa y Seguridad
-/5 | 0 votos

Entrevista INFODRON.ES

Díaz del Río (Marcom): "El 70% de los buques de la OTAN usa UAS, en 2030 lo hará el 95%"

22/05/2018 | Madrid

Tania M. Tomás

El jefe del Estado Mayor del Mando Marítimo de la OTAN (Marcom), contralmirante Eugenio Díaz del Río, participará como ponente en la cumbre de sistemas aéreos no tripulados (UAS) Unvex Security & Defense, que se celebrará en León la próxima semana. Del Río destacó en entrevista con Infodron.es que, ahora mismo, "podemos decir que en torno al 70% de los buques de la OTAN usa sistemas no tripulados, pero si miramos hacia el futuro, podemos asegurar que para 2030 esta cifra crecerá hasta el 95%".

Dentro del programa de conferencias de Unvex S&D, que se desarrollará en el nuevo Palacio de Exposiciones de León, el contralmirante participará el próximo martes día 29 en la mesa-debate dedicada a Doctrina y empleo de sistemas remotamente tripulados.

¿Cómo valora el sector de los UAS en España?

He estado trabajando fuera de España varios años y estoy más centrado en el uso operativo de los vehículos no tripulados. No obstante, lo que me parece que está claro es que el uso de sistemas no tripulados en el ámbito marítimo ha proliferado en los últimos años, y España es un claro ejemplo de ello (por ejemplo, la Armada española opera UAV desde hace años. La mayoría de ellos son sistemas aéreos dedicados a inteligencia, vigilancia y reconocimiento (ISR) o para incrementar su capacidad de detección e identificación. La realidad es que la proliferación de los UAS con capacidades ISR está cambiando la vigilancia marítima, incrementando significativamente la capacidad de las plataformas navales de detección e identificación de objetivos en tiempo real. Se están desplegando UAS pequeños que pueden lanzarse y recuperarse desde plataformas navales, dando a las flotas capacidades OTH (over the horizon).

¿Y los sistemas submarinos?

Además de los UAS, en los últimos 20 años ha habido un aumento de la actividad submarina, impulsado en parte por las comunidades de petróleo, gas y oceanográficas, lo que ha desembocado en avances tecnológicos y en la emergencia de vehículos submarinos comerciales relativamente asequibles. Entretanto, la comunidad militar no ha mirado para otro lado. En las áreas más adecuadas, como la vigilancia ISR y la guerra de minas, se han puesto en práctica en estrecha colaboración con la industria. Respecto a la guerra antisubmarina, los desarrollos han sido menos visibles, ya que es un escenario más complejo. Cabe mencionar que la Armada española ha estado probando, desde hace algunos años y en el contexto del ejercicio Minex en Palma de Mallorca, algunos UUS (Unmanned Underwater Systems) en coordinación con el Centro de Experimentación Marítima de la OTAN (CMRE). Podemos decir que en torno al 70% de los buques de la OTAN usan actualmente sistemas no tripulados, pero si miramos hacia el futuro, podemos asegurar que para 2030 esta cifra crecerá hasta el 95%.

¿Qué iniciativas con nuevas tecnologías no tripuladas le parecen más reseñables desde el punto de vista de la seguridad, tanto en Defensa como en el escenario civil?

Por supuesto todas las relacionadas con seguridad marítima y prevención son muy importantes. El uso de UAS para misiones ISR y operaciones de búsqueda y rescate se está volviendo cada vez más efectivo. Quizá no estemos cambiando demasiado nuestra producción o capacidades, pero sí la forma de alcanzarlas. Por supuesto, con los drones marítimos tendremos más persistencia, menos riesgo y menos carga de trabajo para el operador.

¿De qué manera la relación entre la industria del sector y Defensa (en el caso de España la DGAM) beneficia el acceso a programas internacionales de desarrollo?

Me parece que la mayor parte de los desarrolllos de vehículos no tripulados se han impulsado desde la industria. Podemos decir que ha habido un empuje tecnológico y el sector militar ha ido adaptando a sus necesidades lo que ha encontrado en el mercado. Creo que es momento de que ese desarrollo sea impulsado por los requisitos operativos y pasar del impulso de la industria al ‘tirón’ de los requisitos. En esta situación, la Dirección General de Armamento y Material (DGAM) del Ministerio de Defensa tiene que jugar un papel muy importante, coordinando los requerimientos de los futuros usuarios; asegurando que habrá un transición controlada de los sistemas tripulados a los no tripulados; que estos serán interoperables, que podrán integrarse con otros sistemas; y todo esto basado en una experimentación operativa adecuada. En resumen, necesitamos invertir, presionar con requerimientos, experimentar y desarrollar doctrinas. Y para ello, la relación entré la Industria y la DGAM es fundamental.

Foto: El jefe del Estado Mayor del Mando Marítimo de la OTAN (Marcom), contralmirante Eugenio Díaz del Río. OTAN

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN


NUESTRA APP




ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje