Defensa y Seguridad
-/5 | 0 votos

0

0

0

0

UNVEX 2016

García Arnaiz (JEMA): "El futuro sistema aéreo de combate combinará aviones tripulados y UCAV"

02/06/2016 | Madrid

B. Carrasco

El general del Aire, Francisco Javier García Arnaiz, ostenta actualmente el cargo de Jefe de Estado Mayor del Ejército del Aire (JEMA) desde el 27 de julio de 2012. A lo largo de su carrera militar, ha ocupado destinos en el Gabinete del jefe de Estado Mayor, en el Mando Aéreo Operativo y en el Estado Mayor del Aire, donde era el segundo jefe de Estado Mayor hasta su nombramiento como máxima autoridad de este Ejército. Desde enero de 2016, además ocupa el puesto de director del Grupo Aéreo Europeo. García Arnaiz ha sido uno de los ponentes más destacados en la feria de drones española, UNVEX 2016, en cuyo marco Infodron.es ha podido hablar con él, entre otras cosas, acerca de las necesidades de las Fuerzas Armadas españolas en lo que a RPAS se refiere.

¿Qué necesidades inmediatas tiene España en cuanto a UAV?

Los RPAS se vienen utilizando en las Fuerzas Armadas españolas y de otros países desde hace años, aunque recientemente se están haciendo más evidentes las ventajas que proporciona su uso y operación, cuya expansión se está realizando a un ritmo muy rápido. El escenario operativo, el actual y el del futuro, obliga a disponer de medios de estas características. Este tipo de medios son ya fundamentales y lo serán aún más en el futuro, no coger este tren no es una opción. En la práctica, las necesidades concretas de los diversos tipos de RPAS (pequeños, tácticos o estratégicos de medio y gran alcance) se incluyen dentro de los objetivos de capacidades militares definidos por el Jemad en el proceso de planeamiento nacional. Los RPAS responden, principalmente, a la necesidad de disponer de información actualizada y en tiempo real, a través de la observación continua y sistemática desde el aire. Así, los RPAS realizan fundamentalmente misiones ISR (Inteligencia, Reconocimiento y Vigilancia), tanto en el entorno terrestre como marítimo y además, pueden realizar otras misiones en apoyo a la acción del Estado, colaborando con otros organismos y administraciones y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

¿En qué punto se encuentra el programa Reaper?

Actualmente está en proceso de adquisición un RPAS estratégico-operacional, que responde a la necesidad, antes mencionada, de una capacidad de ISR persistente, que apoye a los niveles estratégico y operacional en operaciones dentro y fuera del territorio nacional en este tipo de misiones. Esta capacidad estaba pendiente desde hace más de diez años y finalmente se ha optado por una solución interina mediante la adquisición de un sistema MQ-9 Reaper. El sistema, operado por el Ejército del Aire en beneficio de la acción conjunta, incluirá cuatro vehículos del tipo General Atomics MQ-9 Reaper Bloque V de vigilancia y reconocimiento que entrarán progresivamente en servicio en 2018, completando el sistema de forma gradual hasta el 2020. La configuración de los aviones españoles incluye un sensor electroóptico visible e infrarrojo, un radar SAR/MTI con capacidad para búsqueda sobre el mar y dos estaciones terrestres. El sistema permitirá operar 24 horas más allá del alcance de la línea de vista, en condiciones meteorológicas adversas día y noche, e independientemente de las condiciones de iluminación.

¿Qué tipo de misiones realizará el Reaper?

Las misiones previstas para estos aviones serán, principalmente, las de vigilancia y el reconocimiento táctico y estratégico, aunque la evolución de la tecnología en este campo es tan rápida que habrá que permanecer atento a las nuevas posibilidades que surjan. En concreto, el Reaper operará en territorio nacional, zonas marítimas de interés y espacio aéreo de responsabilidad, así como en cualquier teatro internacional que se determine. En cuanto a la posible utilización del Reaper en apoyo a la acción del Estado, es de resaltar que este sistema es susceptible de proporcionar múltiples capacidades beneficiando a diversos organismos estatales simultáneamente, lo que permitiría la colaboración en áreas tales como la lucha contra el terrorismo, la inmigración ilegal, el crimen organizado, el control de fronteras, la búsqueda y salvamento de personas, la generación de cartografía y la intervención en emergencias). El Ejército del Aire dispone de las capacidades, conocimiento y experiencia para ser el operador de referencia para las Fuerzas Armadas y otros organismos de la administración, especialmente en lo que se refiere a los sistemas de mayor capacidad como los Male/Hale. Esto generará indudables sinergias y ahorros.

¿Puede poner un ejemplo?

Un ejemplo de esta sinergia se da ya en la Escuela de UAS de la B.A. de Matacán (Salamanca). Al igual que con las aeronaves convencionales, la formación del personal es un área crítica. El Ejército del Aire cuenta con una escuela en la que se forman los pilotos de RPAS de las Fuerzas Armadas y la Guardia Civil y adquieren la correspondiente licencia de tipo de UAS. Este centro podría servir también a la formación de pilotos de otros organismos, abiertos a diferentes modalidades de colaboración. Dentro de la Fuerzas Armadas, las capacidades propias del Ejército del Aire llevan implícito poder contar con un conjunto equilibrado de medios aéreos tanto de ala fija o rotatoria así como de RPAS. La integración de nuevos sistemas de armas, como los RPAS, es uno de los retos que más preocupan en el desarrollo de las capacidades del Ejército del Aire. Se trata de complementar una flota de aeronaves, adaptada a los riesgos actuales y futuros, así como a los recursos financieros disponibles, buscando la adecuada proporción entre aeronaves tripuladas y las pilotadas remotamente.

De cara el futuro, ¿cuál será el papel de los RPAS en las Fuerzas Armadas?

A medio y largo plazo, el empleo de estos medios en el espacio aéreo general representa un reto tecnológico y normativo que continuará en el futuro con el previsible desarrollo de los RPAS de combate (UCAV, Unmanned Combat Air Vehicle), con un gran impacto en los escenarios de combate futuros. Para el Ejército del Aire el concepto de FCAS (Futuro Sistema Aéreo de Combate) es un 'sistema de sistemas' que empleará en el entorno temporal +2030 una evolución del actual Eurofigther como sistema de armas principal, responsable del control del aire, complementado por nuevos sistemas, posiblemente algunas no tripulados, cuyo diseño esté optimizado para misiones especializadas. En términos genéricos el concepto FCAS se entiende como un sistema multiplataforma, combinando aviones no tripulados UCAV, no los RPAS actuales, y tripulados, estos últimos bien de nueva generación o bien actualizaciones de los sistemas heredados. Existen varias iniciativas para identificar y priorizar las tecnologías críticas necesarias que deben ser desarrolladas en Europa para poder disponer del FCAS en el entorno del 2030. Asimismo existen varios demostradores para el desarrollo de esas tecnologías críticas para el UCAV como, por ejemplo, el NEURON.

Además de las funciones actuales, ¿cómo puede estos aparatos facilitar las tareas del combatiente en un futuro próximo?

La complejidad de las operaciones militares aumenta al ritmo al que avanza la tecnología. En este entorno tan complejo y dinámico el conocimiento de la situación, lo que en la jerga aeronáutica se denomina 'Situational Awareness', es más crítico que nunca. La toma de decisiones en tiempo real, muchas veces al más alto nivel, y con consecuencias inmediatas en el ámbito de la comunicación y la opinión pública, requieren de los medios apropiados para recopilar, obtener, procesar y distribuir la información a todos los usuarios y tomar, así, las decisiones más adecuadas. Todo esto a una velocidad sin precedentes. Como ejemplo al margen de las misiones ISR, a nivel táctico es importante (por ejemplo en misiones de operaciones especiales) el conocimiento directo del entorno inmediato del combatiente del futuro para permitirle ver 'al otro lado de la colina'. Esta capacidad está disponible ahora mismo para las tropas españolas, siempre que las fuerzas de superficie cuenten con un sistema Rover (Remotely Operated Video Enhanced Receiver (ROVER) que permite ver lo que observa un RPAS en tiempo real. Además, las fuerzas especiales del Ejército del Aire como la EZAPAC así como las de apoyo a los despliegues como la EADA, cuentan con los RPAS Micros y Minis Waspo-AE y Raven que les proporcionan esa capacidad de obtención de imágenes de manera discreta. El EA, junto con expertos del ET y de la Armada, están evaluando RPAS micros y minis de menor tamaño y aún más discretos que proporcionen a las pequeñas unidades de superficie la capacidad de obtención de imágenes de manera autónoma para incrementar el conocimiento de lo que les rodea.

¿Existe en el mercado algún sistema que interese a España?

Como se ha mencionado, está en marcha la compra del Reaper y la evaluación de diversos sistemas que cubran las necesidades señaladas en la pregunta anterior. En el campo concreto de los Mini/Micro UAS existe una gran variedad de tareas compartidas con el mundo civil y un amplio margen de cooperación. La formación es fundamental y existe la necesidad de dotar a la Escuela de UAS, como Centro Militar de Formación para operadores de RPA, de en un RPA de Clase II (entre 150 y 600 kg de peso al despegue). Para tal fin, a través de la DGAM, se está evaluando diversas opciones entre las que se encuentra el sistema Atlante de Airbus Defence and Space que ya se ha utilizado en alguno de los cursos de la Escuela.

Foto: Infodron.com

 

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje