menú responsive
OPINIÓN
-/5 | 0 votos

Firma Invitada

Javier Abuín Penas

Javier Abuín Penas es Communications Manager en Aerocamaras, la empresa líder en formación de pilotos de drones en España y referentes en desarrollo, venta y servicios profesionales con RPAS.


¿Por qué los municipios españoles están usando drones para vigilar las playas?

06/07/2020 | Madrid

Llegó el verano y con él los riesgos de un rebrote de Covid-19 en las playas españolas. Ante esto, cada vez más gobiernos locales están valiéndose de drones para controlar el aforo y la distancia social en los arenales.

España aún no ha dejado atrás las consecuencias de la pandemia, pero el país encara ya una vuelta gradual a la normalidad. O, al menos, hacia “la nueva normalidad”. Con el comienzo de la temporada estival, los ayuntamientos costeros ya están tomando medidas para controlar la cantidad de personas en las playas y mantener la necesaria distancia social entre los veraneantes.

Al comenzar el verano, España contabilizaba poco más de 28.000 fallecidos por coronavirus, pero con la curva de contagios en descenso las autoridades fueron relajando las medidas de control en las zonas menos afectadas. Las presiones recibidas por parte de distintos sectores para la reapertura de la actividad económica ha obligado a todas las industrias a formular diversos protocolos de actuación para no poner en riesgo la vida de las personas ante un eventual rebrote.

La industria turística, una de las más afectadas por la crisis generada por la pandemia, se ha visto ante la necesidad de afrontar un problema complejo: ¿cómo garantizar la seguridad de los veraneantes en las playas?

La idea de enviar a las policías locales a patrullas los arenales para garantizar el distanciamiento social y el aforo máximo permitido en los mismos plantea serios inconvenientes. Por un lado, una playa militarizada resulta poco atractiva para los turistas. Por el otro, colocar policías en la costa no hace más que potenciar el riesgo de contagio, tanto para ellos como para la población civil. Además, el conteo “a ojo” implica un alto grado de imprecisión y puede generar situaciones conflictivas.

Es aquí donde entran en juego los drones. Con rutas de vuelo preestablecidas y controladas remotamente por las autoridades locales, las aeronaves no tripuladas implican un riesgo escaso, sino nulo, de contagio tanto para los operadores como para los turistas. Su uso implica un ahorro de personal y una efectividad considerable, ya que los drones utilizan un sistema basado en inteligencia artificial (IA). Este realiza de manera automática el conteo de las personas en un espacio determinado y mide simultáneamente la distancia entre ellas.

Los drones toman imágenes en alta definición, que son transmitidas directamente a las autoridades en tiempo real. ¿Y qué hay de la privacidad? Pues bien, el propio sistema se encarga de difuminar los rasgos de los turistas, lo que imposibilita su reconocimiento personal. Se trata de un sistema orientado al control y gestión de masas, no a la identificación individual.

Este proceso es el que siguen sistemas como el AeroCovid©, desarrollado por Aerocamaras en colaboración con el Instituto Tecnológico de Galicia. Este sistema, que estará implementándose este verano en distintos destinos españoles, constituye una de las novedades más llamativas de la industria de las RPAS. Su implementación, combinada con drones cada vez más autónomos, permite un control del aforo con una efectividad superior al 90%.

Al abaratar costos y aumentar la capacidad de respuesta, sistemas como AeroCovid© implican una mejora considerable de los índices de seguridad en los arenales incluso en situaciones de emergencia y rescate, ya que los drones también pueden ser utilizados para alertar por altavoz sobre la desaparición de un niño o facilitar un flotador a un bañista en peligro, bajando al mínimo el riesgo de contagio.

Por primera vez, España verá este año a una flota de drones controlando el aforo y el distanciamiento social en las playas. Pese a que habrá que esperar para medir con total seguridad la efectividad de la implementación de este sistema, las ventajas operativas que presentan las RPAS ya han convencido a muchos municipios y veraneantes. Es probable que en un futuro cercano los drones pasen a ser una de las presencias habituales del verano.

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN



ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje