menú responsive
Defensa y Seguridad
-/5 | 0 votos

Segundo accidente en un año

Un Global Hawk de EEUU se estrelló en junio en aguas de Cádiz

07/09/2018 | Madrid

La Fuerza Aérea de Estados Unidos ha confirmado esta semana que uno de sus sistemas remotamente tripulados RQ-4 Global Hawk se estrelló el pasado 26 de junio en aguas próximas a la bahía de Cádiz.

El incidente tuvo lugar frente a la base naval de Rota en torno a las 11.00 horas sin que se viera implicado personal militar en el mismo, según adelantó el portal estadounidense The war zone. El Mando Europeo de EEUU, con base en Stuttgart, explicó que en el operativo de rescate participó el buque de apoyo USNS Arctic que estaba de maniobras rutinarias en el área de operación de la Sexta Flota.  

Además, un avión de reabastecimiento en vuelo KC-135 se trasladó desde la base aérea de Zaragoza y sobrevoló la zona para contribuir en la recuperación de los restos de la aeronave y coordinar los esfuerzos de búsqueda.

Un poco más de un año, es el segundo accidente de un RQ-4 Global Hawk. En junio del año pasado, otra aeronave se estrelló en el desierto de California, cerca de Mount Whitney. En Europa, este avión lleva a cabo misiones de inteligencia desde la base italiana de Sigonella, aunque su autonomía también le permite despegar de suelo estadounidense, cruzar el océano Atlántico y regresar después.

Se trata de un sistema no tripulado empleado con frecuencia en el escenario europeo, en concreto, en operaciones en el Mar Negro y Ucrania, los países bálticos y el mar Mediterráneo.

El Global Hawk es sistema HALE (High Altitude Long Endurance, por sus siglas en inglés) que puede operar hasta 30 horas de forma ininterrumpida a una altitud de 65.000 pies, muy por encima de aviones comerciales que alcanzan los 45.000 pies. El radar es el equipo clave que proporciona básicamente GMTI (Ground Moving Target Indicator); es decir, información sobre los movimientos de los objetivos en tierra.

El sistema, fabricado por la firma estadounidense Northrop Grumman, otorga al mando de la operación conocimiento sobre el entorno de la misión, la llamada 'conciencia situacional'.

Contrato con la OTAN

 

La OTAN ha adquirido cinco unidades que actuarán una vez en servicio también desde Sigonella. El calendario actual establece que la primera aeronave llegará a finales de este año, a partir de entonces, comenzará la fase conocida como Inicial Operation Capability (IOC), que se prolongará hasta mayo de 2019. El inicio de las primeras misiones bajo determinadas condiciones está previsto para mediados del próximo año.

La OTAN espera tener a pleno rendimiento los cinco aparatos en 2025 y contar con un equipo de unos 600 militares procedentes de todos los países miembros. Una cifra que incluye operadores, analistas de imágenes, mecánicos y personal de apoyo logístico.

Foto: OTAN 

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN


NUESTRA APP




ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje