menú responsive
Tecnología
-/5 | 0 votos

Drones de alerta temprana de incendios

La Universidad de Vigo lidera un proyecto europeo de lucha contra el fuego

20/02/2017 | Madrid

Flavia de Farraces

La Universidad de Vigo lidera un proyecto europeo que combina el uso de sistemas no tripulados, satélites y sensores en tierra para detectar incendios forestales de forma temprana y facilitar su extinción.

Según el responsable del proyecto FireRS, Miguel Castro, el sistema “permite actuar con mayor rapidez, predecir el comportamiento del fuego, su evolución y dirección y avisar a los servicios de emergencias del riesgo de la operación, por ejemplo si hay viviendas cercanas o carreteras cortadas, y al resto de la sociedad”.

Unos sensores de infrarrojos colocados sobre postes servirán para detectar las coordenadas GPS del fuego cuando está en su fase inicial. Estos sistemas mandarán la primera señal de alarma, que será recibida por un satélite. Además, una estación meteorológica en el terreno enviará datos sobre la dirección e intensidad del viento y las precipitaciones en días previos, según detalló Castro.

Información centralizada en Toulouse

Los satélites comunicarán esta información a un centro de control de vehículos no tripulados situado en Toulouse, desde donde se reenviará a los drones al lugar señalado. Una vez allí, tomarán imágenes que transmitirán en tiempo real y que permitirán situar el incendio de forma más precisa. Estas fotografías se proyectarán sobre un modelo digital del terreno para hacer predicciones sobre la propagación de las llamas y los recursos que se deben aplicar. El programa trabajará en colaboración con los servicios de emergencia nacionales.

El proyecto, en el que también participan la Universidad de Oporto y el Laboratorio de Análisis y Arquitectura de Sistemas de Toulouse (LAAS) en Francia, está financiado por el programa Interreg Sudoe del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder) con casi dos millones de euros, de los que 1,12 corresponden a la Universidad de Vigo.

Los sistemas no tripulados (UAS, por sus siglas en inglés) empleados son del modelo X8 Flying Wing, desarrollados por el Laboratorio de Sistemas y Tecnología Subacuática de la Universidad de Oporto. Con un peso entre dos y cuatro kilogramos y medio, según la carga de pago, los equipos pueden volar a una altura de casi 2.000 pies (600 metros) y una velocidad de 35 nudos (18 metros por segundo). Las aeronaves incorporan cámaras ópticas y termográficas, despegan desde una catapulta y aterrizan sin necesidad de plataformas específicas o siendo capturadas por una red.

Un plan a tres años vista

El plan, de tres años de duración, terminará en junio de 2019. Este mismo año se definirá la empresa que lanzará el satélite Lume-1, cuyo diseño está prácticamente finalizado. Este será el cuarto satélite de tipo Cubesat -de reducido tamaño- con el contará la universidad viguesa.

Su rector, Salustiano Mato, valoró la iniciativa como una solución a un “problema histórico” en Galicia que “dilapida uno de los principales patrimonios de la región: los bosques”, durante la presentación de Fire RS el pasado lunes, en declaraciones recogidas por Efe.

Imagen: Fire RS

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN


NUESTRA APP




ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje