menú responsive
Defensa y Seguridad
-/5 | 0 votos

Entrevista Infodefensa.com

General Íñiguez, Comandante del MCOE: "En RPAS estamos evaluando modelos como el Black-Hornet o el Hugin"

05/04/2016 | Madrid

Nuria Fernández

(Especial Infodefensa para Infodron) El General de Brigada Jaime Íñiguez Andrade es burgalés, aunque, por el destino de su padre, también militar, pasó parte de su adolescencia en el Sáhara; una etapa en la que –dice- surgió su pasión por los deportes al aire libre. Su trayectoria militar está marcada por su condición de soldado de operaciones especiales y paracaidista y su experiencia internacional, tanto en misiones (Nicaragua, Bosnia, Kosovo y Afganistán) como en estructuras multinacionales. En 2010 dirigió la Célula de Fusión de Operaciones Especiales (SOFFC) de la Fuerza Internacional de Seguridad en Afganistán (ISAF), donde tuvo oportunidad de compaginar la teoría con la práctica, en lo que a Operaciones Especiales se refiere, en un entorno OTAN. Actualmente tiene el “privilegio” -como él mismo asegura- de ser el primer Comandante del Mando Conjunto de Operaciones Especiales, “un reto profesional que supone también una gran responsabilidad”.

El Mando fue creado en octubre de 2014, ¿cómo valora este año y medio de trabajo?

En el Real Decreto 872/2014, de 10 de octubre, se incluye una frase que dice mucho en muy pocas palabras: “El MCOE se crea con la responsabilidad de planear, conducir y seguir las operaciones especiales que se determinen”. Posteriormente, en enero 2015, se publica la Orden de Defensa 166 en la que se amplían los cometidos, asignándose al MCOE los referidos a impulsar la interoperabilidad entre las unidades de operaciones especiales y conducir ejercicios conjuntos para verificar que estas unidades están perfectamente adiestradas para ejecutar los planes de contingencia en vigor. Mi valoración del trabajo realizado en este tiempo es muy positiva. La creación del MCOE ha permitido asumir cada vez más cometidos relacionados con operaciones especiales en los ámbitos multinacional y nacional. En el aspecto internacional, tenemos oficiales de enlace en el Mando estadounidense de Operaciones Especiales, el USSOCOM (Tampa, Florida), y en el Mando de Operaciones Especiales para África, el SOCAFRICA (Stuttgart, Alemania), y se ha podido incrementar la participación de España en los distintos foros internacionales de operaciones especiales. En el ámbito nacional la creación del MCOE está ayudando a impulsar el desarrollo de las capacidades de Operaciones Especiales en el ámbito conjunto, facilitando su empleo en operaciones nacionales y multinacionales y mejorando la interoperabilidad de nuestras unidades de operaciones especiales. En el corto plazo nuestro Mando se enfrentará con retos exigentes, como es el liderazgo del Mando Componente de Operaciones Especiales de las Fuerzas de Respuesta de la OTAN, las NRF, durante el año 2018, cuya preparación iniciaremos en pocos meses.

¿Qué hitos o hechos relevantes se han logrado?

La actividad que hemos llevado en este primer año y medio de vida se puede explicar con un símil: estamos construyendo un barco nuevo al mismo tiempo que navegamos. Es decir, mientras se estudian y elaboran los procedimientos necesarios para poder mandar operaciones especiales, debemos estar preparados para asesorar al JEMAD o al comandante del Mando de Operaciones en nuestro ámbito, el de las operaciones especiales, y dirigir ejercicios e incluso operaciones. En septiembre del año pasado el MCOE ejerció su primer mando en la Operación de Seguridad Cooperativa en Senegal, en la que sucesivamente equipos de operaciones especiales del Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire, coordinadas y dirigidas desde este cuartel general, contribuyeron a mejorar las capacidades de las tropas senegalesas para luchar contra sus amenazas, principalmente el terrorismo yihadista. Este año volveremos a participar en dicha operación. Por otro lado, tanto el primer trimestre de 2015 como el de este año están marcados por nuestra participación en el ejercicio Flintlock, un ejercicio de operaciones especiales multinacional que se desarrolla anualmente en África y que cuenta con una participación española cada vez más amplia, en esta ocasión bajo mando del MCOE. El año pasado desplegamos en Chad y Mauritania y este año lo hemos hecho en Senegal y otra vez en Mauritania. En el ámbito de la inteligencia se ha logrado disponer de un CIDI (Centro de Integración y Difusión de Inteligencia) capaz de satisfacer tanto las necesidades en esta materia que pueda tener nuestro propio Mando como las de las unidades de Operaciones Especiales que puedan llevar a cabo una misión. A día de hoy somos capaces de gestionar la información/inteligencia con el CIFAS (Centro de Inteligencia de las Fuerzas Armadas), participar en todos los procesos en los que está implicada la inteligencia y, sobre todo, apoyar con información y personal, si fuese necesario, a las unidades desplegadas o durante sus fases de planeamiento.

Las fuerzas de operaciones especiales están destinadas a ser claves en las próximas misiones en el exterior, ¿por qué cree que es así? ¿Qué aportan este tipo de unidades a estas operaciones?

Las unidades de Operaciones Especiales tienen una cabida cada vez mayor en los nuevos escenarios por su versatilidad, capacidad de adaptación y menores necesidades logísticas en comparación con otras fuerzas. Son una herramienta muy flexible, que puede ser utilizada contra el adversario mediante un enfrentamiento directo y de gran precisión o de forma indirecta, organizando y adiestrando a una fuerza local para que ésta sea la que lleve a cabo las acciones correspondientes, como se ha demostrado en la misión en la República Centroafricana. A esto hay que añadir que son unidades preparadas para operaciones de liberación de rehenes. Y, sobre todo, aportan el combatiente de operaciones especiales, soldados excepcionales preparados para actuar muy alejados de las fuerzas propias, en pequeños equipos, con una gran confianza en sí mismos y en sus compañeros, a los que les gusta innovar y con una actitud abierta que les permite adaptarse a diferentes escenarios y utilizar procedimientos no habituales para el resto de las fuerzas.

¿Ha podido comprobar cuál es el nivel de las unidades españolas con respecto a las de los países de nuestro entorno?

Es complicado responder de manera absoluta a esta pregunta, pero, tanto por su experiencia en operaciones reales como por su adiestramiento, puedo asegurar que el nivel de nuestras unidades de operaciones especiales respecto a los países de nuestro entorno es muy similar al de las mejores y eso debe llenar de orgullo a todos los españoles. En las operaciones reales en las que nuestros equipos han tenido que actuar, éstos han demostrado una alta cualificación y efectividad en su ejecución. Por su impacto mediático y el reconocimiento internacional que tuvo, permítame destacar el rescate de la rehén francesa Evelyne Colombo en aguas del Índico, en 2011, en el marco de la Operación Atalanta, y que supuso un explícito reconocimiento por parte del entonces primer ministro francés, Nicolás Sarkozy. No obstante, en otras ocasiones menos llamativas, más discretas, en teatros como Afganistán, Irak o distintos países africanos, se ha actuado y se actúa, con la misma pericia y reconocimiento internacional. En lo que se refiere a adiestramiento, nuestras unidades han participado en numerosos ejercicios con unidades de operaciones especiales de otros países, como los SEAL, los ForceRecon de los USMC, los SAS y SBS británicos, etc., con las que nuestros equipos han compartido complicadas técnicas y procedimientos desde 30.000 pies de altitud sobre el nivel del mar hasta 50 metros de profundidad bajo su superficie y en todos ellos se ha demostrado, como decía antes, que están al mismo nivel que las mejores.

Para cumplir con esa misión de planear y conducir operaciones es necesaria una buena estructura de Mando y Control…

Efectivamente, y en esa línea contamos ya con un Centro de Operaciones Especiales Conjuntas (COEC) en el que se integran todos los sistemas de Mando y Control de las unidades desplegadas sobre el terreno y de otras unidades de apoyo.

¿Está centralizando el Mando las nuevas adquisiciones de material de las fuerzas de operaciones especiales de los tres Ejércitos?

La adquisición del material para las unidades de Operaciones Especiales sigue siendo responsabilidad de los Mandos de los Ejércitos de Tierra y Aire y de la Armada. No obstante, el MCOE está incluido en la Junta de Programas de Armamento y Material (JUPROAM) con un grupo de trabajo propio que, entre sus misiones, tiene las de prever las necesidades de material conjunto de las unidades de Operaciones Especiales de las Fuerzas Armadas, desarrollar los requisitos que dichos materiales deberían tener y ver las posibles soluciones que ofrece el mercado o, en su caso, iniciar los trabajos de desarrollo propio de ese material.  En este sentido, no tenemos capacidad de adquisición, pero sí podemos ejercer alguna influencia en el proceso a través, principalmente, de esa JUPROAM. En esta línea, dos proyectos significativos en los que ahora estamos centrados son el vehículo de combate de Operaciones Especiales y un terminal satélite ultraligero.

¿En qué punto está la posible compra del vehículo específico de Operaciones Especiales?

El vehículo de combate de operaciones especiales (VECOE) se lleva desarrollando desde hace varios años porque necesitamos conjuntar las necesidades de cada Ejército para conseguir un producto útil para todas las Fuerzas Armadas y que permita la interoperabilidad con garantías. Por ejemplo, para la Armada un requisito fundamental es la estanqueidad, mientras que el Ejército pide que tenga el tamaño y el peso adecuados para ser transportado por un Chinook. Existe ya un prototipo, de la empresa Urovesa, que se ha puesto a prueba en varias ocasiones por parte de las unidades de los tres Ejércitos y que actualmente está en fase de modificación como consecuencia de esas pruebas realizadas.

Y en el terminal satélite, ¿qué requisitos exigen?

Se está buscando un terminal ultraligero, para que pueda ser portable, que pueda utilizar la banda X. La previsión es recibir algún prototipo de las empresas a lo largo de este año para poder adquirirlo en 2017. 

¿Se incluyen los drones en las previsiones de compra del Mando?

El MCOE está inmerso en el desarrollo de RPAS para operaciones especiales aunque, como se ha dicho, no tiene capacidad de adquisición,  competencia que pertenece a los Ejércitos y la Armada y que, como es sabido, requiere de amplios plazos y diferentes pasos que dar. El MCOE participa en los grupos de trabajo para la compra de RPAS en sus diferentes modalidades aportando la visión y las necesidades desde el punto de las Operaciones Especiales. En este aspecto, los RPAS de interés son los de Clase I, es decir, mini y micro, y Clase II de corto alcance. En este aspecto se están evaluando modelos como el Black-Hornet  o el Hugin.

Fotos: Ministerio de Defensa

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN


NUESTRA APP




ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje