menú responsive
Comercial
-/5 | 0 votos

Entrevista Infodron.es

Manuel Oñate (AERPAS): "La actual regulación constituye un obstáculo"

30/11/2015 | Madrid

Javier Jaspe

Manuel Oñate, presidente de la Asociación Española de RPAS (AERPAS), valora la situación actual de la industria de los UAV. En esta segunda parte de su entrevista con Infodron.es, Oñate evalua la trayectoria de AERPAS y comenta sus perspectivas de futuro a cerca del sector.

¿De qué manera ha influido la creación de AERPAS en el sector?

Bueno, qué puedo decir yo. Creo que AERPAS ha tenido un papel muy importante en el pasado. La fundación de AERPAS en 2013 se realizó en el momento en el que era necesario demostrar que existía un incipiente sector de los RPAS en España que precisaba con carácter urgente una regulación que permitiera su desarrollo de una forma ordenada. Creo que este objetivo prioritario se consiguió ampliamente con la publicación de la regulación transitoria, que ha supuesto la aparición de más de 700 operadores en nuestro país. En estos momentos AERPAS se encuentra ante el reto de acompañar al sector en esta nueva fase en la que se tiene que producir el despegue definitivo de la actividad.

¿Considera que la falta de una legislación más completa resulta un obstáculo para la industria de los UAV y su integración en el ámbito civil?

Es indudable que la actual regulación es demasiado limitativa y constituye un obstáculo. Por cierto, esta situación no es exclusiva de España, sino que es compartida por países que han conseguido un desarrollo en las aplicaciones civiles de los RPAS aún mayor que en España. Sin embargo, en mi opinión, la falta de regulación adecuada no es la causa, sino la consecuencia de una falta de madurez del mercado. En estos momentos los RPAS ya han ocupado el espacio aéreo por debajo de los 400 pies (122 metros) de altura, en escenarios en línea de vista del piloto, lo que se conoce como VLOS por sus siglas en inglés.Esto es así porque se ha demostrado, con gran éxito por cierto, el caso de negocio de dichas operaciones y la posibilidad de llevarlas a cabo de forma segura.

¿Cuál es el siguiente?

El siguiente paso dista mucho de ser tan obvio. El aumento de la distancia entre el piloto remoto y la aeronave, acompañado del consiguiente aumento de su tamaño, o el vuelo en la proximidad de personas en tierra o infraestructuras críticas introduce una gran complejidad y un aumento comparable del riesgo de la operación. Yo personalmente tengo pocas dudas de que también es posible garantizar la seguridad en esas condiciones, pero el problema es el coste adicional en el que hay que incurrir y la infraestructura necesaria. Faltan por tanto modelos de negocio que den viabilidad a esas operaciones más complejas, que justifiquen en suma esos sobrecostes y que permitan la adopción masiva de esta nueva tecnología. Sólo en la medida en que se definan esos modelos de negocio se podrá impulsar una regulación menos limitativa.

En su opinión, ¿hasta qué punto podrían llegar a sustituir los sistemas no tripulados a las aeronaves convencionales?

Como he comentado anteriormente, en el corto plazo, más que una sustitución creo que se va a producir una penetración en actividades que hasta ahora no se realizaban con aeronaves convencionales. Es decir que se va a producir una coexistencia, más o menos pacífica, en la que las aeronaves convencionales mantendrán una gran parte de sus usos actuales, mientras que las no tripuladas irán colonizando el espacio aéreo para otras aplicaciones novedosas. Esas nuevas actividades generarán los ingresos y recursos financieros necesarios para resolver todos los problemas actuales de seguridad operacional y pública, equiparándose primero y superando después el nivel de seguridad que es posible alcanzar con la aviación convencional, que siempre estará limitada por el factor humano. Al mismo tiempo se aumentará la eficiencia de las operaciones no tripuladas, por el mayor grado de automatización que permite, hasta que finalmente, la aviación no tripulada sustituya en gran medida, si no totalmente, a la convencional.

¿Es ese el objetivo del sector?

No, es importante darse cuenta de que esta sustitución no debe constituir el fin de la nueva aviación no tripulada. Los nuevos negocios exclusivos de los RPAS constituyen el verdadero objeto de esta nueva tecnología y a ellos debemos encaminar nuestros pasos.

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN


NUESTRA APP




ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje