menú responsive
Comercial
-/5 | 0 votos

UNVEX´14

Las Fuerzas Armadas planean operar cientos de UAV en 2025

06/03/2014

(Infodefensa.com) G. Soriano, Madrid – Los tres ejércitos tienen claro que el futuro pasa por un uso más intensivo de los RPAS. De momento el arma terrestre es el primero en haberlos utilizado en teatros de operaciones reales, desde 2008 en Afganistán. El Ejército del Aire también dispone de algunas unidades, y la Armada comenzó en 2013 a ensayar su uso, sin demasiado éxito, desde uno de sus buques en el marco de la operación Atalanta.

En la próxima década todos ellos contemplan un panorama en el que contarán con muchas más unidades, y más capaces, de sistemas aéreos no tripulados. Expertos de la Armada, el Ejército de Tierra y el Ejército del Aire desgranaron ayer en una sesión de ponencias de UNVEX´12 estas perspectivas de las Fuerzas Armadas.

Más de 250 sistemas para el Ejército de Tierra

El Ejército de Tierra se plantea un escenario en 2025 en el que dispondría de 18 sistemas tácticos UAV (vehículo aéreo no tripulado) de clase II (entre 150 y 600 kilos de peso al despegue) y cerca de 250 sistemas micro y mini UAV (de no más de 15 kilos de peso al despegue).

Su prioridad es disponer dentro de diez años de 13 sistemas de la clase II tipo helicóptero de apoyo a nivel de brigada y del Mando de Artillería de Campaña (MACA).

En segundo lugar, el mayor interés pasa por la compra de un centenar y medio de sistemas de micro UAV (operados por una sola persona). Después, interesa disponer en 2025 de casi un centenar de mini UAV (algo mayores que los micro) que podrán ser Raven, como los que ya se dispone, u otro similar.

Finalmente, a la vuelta de una década, el interés del Ejército pasa por contar con cinco sistemas tácticos de clase II con los que sustituir a los actuales PASI, sistemas con los que opera desde 2008 en Afganistán.

“Lo deseable” para el Ejército de Tierra, según expuso ayer en el congreso de sistemas no tripulados UNVEX´14 el coronel Carlos Suarez Martinón, jefe de la Sección de Inteligencia y Seguridad de la División de Operaciones del Estado Mayor del Ejército, sería de disponer de algún TUAV-LA, que precisará para operar de unas infraestructuras similares a un aeropuerto, por lo que su uso deberá estar centralizado al más alto nivel. Además el MACA (Mando de Artillería de Campaña) y las brigadas deberían disponer de una unidad de UAV de medio alcance. Finalmente, lo ideal para el Ejército sería disponer de UAV tácticos de la clase I en su versión micro y mini (de no más de 15 kilos de peso al despegue), para operar a nivel de batallón y compañía.

El Ejército de Tierra cuenta actualmente con el UAV táctico PASI –adquiridos en 2007 y 2010–, de los que dispone de seis aviones en total, todo ellos desplegados en Afganistán, donde operan para la ISAF, en misiones de obtención de información y apoyo a operaciones, en un área de unos 500 kilómetros de lado. Estos aparatos, que ya han alcanzado las 5.000 horas de vuelo en el teatro afgano, no tienen posibilidad, de momento, de operar en territorio nacional por el actual marco regulatorio.

Los que sí vuelan ya sobre los cielos de España, en una decena de campos de maniobras ubicados a lo ancho de todo el territorio, son los Mini-UAV Raven, de los que el Ejército dispone de catorce sistemas con 42 aparatos en total. Hasta el pasado septiembre se contaba con cuatro sistemas Afganistán y actualmente también opera uno en Mali. La facilidad de despliegue de estas aeronaves les permite operar a nivel de compañía.

Por último, el Ejército prueba actualmente en territorio nacional un sistema SIVA, con cuatro aparatos, propiedad del INTA (Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial).

El primer ensayo en una operación de la Armada

La Armada por su parte, persigue obtener sistemas de RPAS tanto pequeños (de clase I) como medianos (clase II). Los primeros serían empleados, por una parte, con cometidos como el reconocimiento, la evaluación de daños de artillería, etc., y, por otro lado, también se necesitarían sistemas de pequeño tamaño de apoyo a las operaciones de la Infantería de Marina.

Los sistemas medianos que requiere el arma naval también deberían ser de dos tipos: unos para usos tácticos embarcados con capacidad de proyectarse a 50 millas del buque de control. Los otros, mayores, se emplearían para la vigilancia marítima a nivel operacional. Lo ideal es que estos últimos llegasen a operar con un alcance de 200 millas, para cubrir toda la zona económica exclusiva española.

El comandante Gonzalo Sanz Alisedo, jefe de la Sección de Planes de Recursos y Definición de Medios del Estado Mayor de la Armada, explicó en su intervención que la prioridad para la Armada es la obtención a medio plazo, antes de 2016, del sistema táctico naval de clase II y de medio alcance (50 millas).

De momento, recordó Sanz, la Armada centra sus esfuerzos en la obtención de un RPAS táctico embarcado a partir de los requisitos que definidos en 2010. En un primer momento se pensó en el Pelícano, de desarrollo nacional, como solución, pero, ante los retrasos de su desarrollo, en 2013 se probó el sistema de ala giratoria Skeldar, de la compañía sueca Saab. Esta es la primera aeronave no tripulada que ha llegado a despegar desde un buque en pleno despliegue de la Armada (desde el patrullero oceánico BAM Meteoro en la operación Atalanta, en las costas del Cuerno de África). Sin embargo los resultados no fueron los esperados, por lo que la fuerza naval española negocia ahora la adquisición del norteamericano Scan Eagle, de ala fija.

Ejército del Aire

El jefe de la Sección de Programas de la División de Planes del Estado Mayor del Aire, coronel Rafael Emilio Sánchez, expuso, por su parte, los medios con los que ya cuenta el arma aérea española antes de explicar las necesidades futuras.

A día de hoy ya se emplean micro UAV en el Escuadrón de Zapadores Paracaidistas y para operaciones especiales y protección de la fuerza. Además el Escuadrón de Apoyo al Despliegue Aéreo cuenta con mini UAV RQ-11 Raven para misiones de vigilancia y también de protección de la fuerza.

Para el futuro, el coronel Sánchez explicó que el Ejército del Aire está en “proceso de obtención) de un RPAS táctico para tareas de protección de la fuerza en un entorno de defensa de zona, la preparación de la fuerza y el apoyo a la acción del Estado.

Además está prevista la adopción de un UAV MALE (capaz de operar a media altura durante largos periodos). El coronel recordó que la necesidad operativa de una capacidad persistente ISR (vigilancia, reconocimiento e inteligencia) basada en RPAS “que apoye los niveles estratégico y operacional, lleva ya más de una década pendiente”.

La obtención de un UAV MALE, a partir de un programa europeo o nacional que está por desarrollar, podría ser una realidad en torno a 2023 y 2025, explicó el coronel del Ejército del Aire.

 

Foto: Christian Colmenero / Infodefensa.com

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN


NUESTRA APP




ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje