Tecnología
-/5 | 0 votos

0

0

0

0

Operados por el CASOP

La Marina de Brasil recibirá en agosto tres nuevos UAV Harpia en su versión mejorada por FAM Aeromodelismo

11/05/2011

(Infodefensa.com) R. Caiafa, Rio de Janeiro – La compañía brasileña FAM Aeromodelismo trabaja en la nueva versión del vehículo no tripulado (UAV, por sus siglas en inglés, VANT, en portugués) Harpia, operado por el CASOP (el Centro de Apoyo a los Sistemas Operativos de la Marina), en la que se ha perfeccionado las cualidades de vuelo, principalmente en la fase post lanzamiento via catapulta, así como se ha mejorado la dotación general del vuelo. Está previsto que la Marina de Brasil reciba tres unidades del nuevo Harpia el próximo agosto.

El Harpia es una aeronave por control remoto y lanzada desde uma catapulta, movida por un motor de pistones. Se trata de un aparato de bajo coste y presenta una envergadura de hasta cerca de tres metros. Está dotado de dispensadores de bengalas en la punta de las alas, sirve para el entrenamiento de artillería antiaérea de la Marina de Brasil, especialmente cuando es empleado el misil MANPADS Mistral, guiado hasta el objetivo por irradiación de calor.

El Harpia hasta el momento era considerado difícil de pilotar y propenso a los fallos. Gracias al trabajo de FAM Aeromodelismo (Franca, SP) y Fabio Borges, el experto más destacado en aeromodelismo de Brasil, existe esta nueva versión mejorada.

Según Fábio Borges, este UAV “fue proyectado tanto para ser utilizado desde un portaaviones, como lanzado por catapulta, y tiene autonomía de vuelo para más de una hora. Está equipado con motor de 110 cc y hélice especialmente desarrollada para el modelo, pudiendo volar a una velocidad de crucero de 190 kilómetros por hora. Un paracaídas balístico permite la recuperación del nuevo Harpia, en caso de necesidad”.

El mismo equipo trabaja también con la empresa Orbisat, recientemente adquirida por Embraer Defesa e Segurança, en el programa de UAV SARVANT.

El VANT ‘made in Brazil’

Tras la celebración de LAAD 2011, en Rio de Janeiro en abril, los vehículos aéreos no tripulados siguen las previsiones del mercado y se han convertido en las estrellas de la alta tecnología en la actualidad, especialmente con las responsabilidades asumidas por Brasil para la organización de la Copa del Mundo de Fútbol en 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016.

Pese a la existencia de una oferta masiva de UAV/VANT extranjeros en el mercado, la industria nacional brasileña no se ha parado. Siguiendo el mismo camino que los israelíes, algunas empresas cariocas obtuvieron destacados éxitos en el proyecto, desarrollo e introducción en servicio de diversos tipos de aparatos VANT dotados de sensores y equipamientos desarrollados localmente con financiación federal (FINEP) en estrecha cooperación de la industria con los centros de investigación universitarios, grupos de empresas de tecnología, además de algunos aparatos sencillos producidos por las propias Fuerzas Armadas empleados como blancos aéreos o remolcadores, entre otras tareas.

Los VANTs o UAVs no se puede comparar con modelos de aviones, son conceptos similares con requisitos y empleo distintos. Pero nada más natural que aprovechar los conocimientos de pilotaje en aviones durante los costosos ensayos de desarrollo para los nuevos vehículos aéreos no tripulados. Israelíes y estadounidenses ya han recorrido este camino hace más de dos décadas con resultados excepcionales, incluso en operaciones. En Brasil, ha sido FAM Aeromodelismo (Franca, SP) y el piloto Fábio Borges, quienes han repetido esta fórmula tanto en el proyecto del Harpia como en el SARVANT.

En el caso de Orbisat y su programa SARVANT, el trabajo de FAM Aeromodelismo se dirigía a la búsqueda de la total confianza de la célula motriz y su perfecta integración con el resto del fuselaje del VANT, el tipo propuesto para realizar cartografía terrestre, vigilancia de fronteras (capaz de ver a través de la copa de los árboles), control de plantaciones en grandes propiedades rurales, etcétera.

Programa SARVANT

En este proyecto, la empresa brasileño AGX es la responsable para los sistemas de posicionamiento vía GPS, que incluyen sofware y hardware. Con capacidad de 40 horas de vuelo y 70 kilos de carga útil, la nueva aeronave va a transportar un sensor SAR (Synthetic Apertura Radar) de Orbisat, un radar capaz de cartografiar en bandas P y X en áreas de hasta 500 kilómetros cuadrados.

La empresa obtuvo una subvención de la Financiadota de Estudios y Proyectos (FINEP), tanto para el radar como también para el proyecto y construcción del VANT por las empresas AGX y Aeroalcool.

FAM fue contratada como prestadora de servicios, con el objetivo de finalizar el proyecto y su transición segura para su homologación. El proyecto, después de cuatro años de investigación, deberá entrar en operación en 2012. El Programa SARVANT tiene una inversión total de seis millones de reales, contando con más de 30 ingenieros y 10 técnicos implicados en su desarrollo.

Para Fábio Borges, “participar en este tipo de contrato es muy estimulante, es un nuevo campo de actuación que se abre. Como aeromodelista profesional, es motivador tomar parte de algo tan importante para el desarrollo tecnológico y para la seguridad del país”.

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje